(662) 213-1717 y (662) 213-2090 citas@pinedaurologia.com

¿Cuáles son las causas del cáncer de pene?

Actualmente los científicos creen que los tumores de pene están causados por efectos cancerígenos de las secreciones que quedan atrapadas en el prepucio si no se lavan con frecuencia. Por lo tanto, no es sorprendente que esta enfermedad maligna en particular sea extraordinariamente común en América Central y América del Sur, así como en otros países del Tercer Mundo, en donde la salud pública y la higiene personal a menudo son escasas.

Además, la circuncisión, que es una práctica que podría mejorar la higiene, normalmente no se hace. En los Estados Unidos, el cáncer de pene es un tipo de cáncer relativamente poco frecuente, probablemente debido a las condiciones sanitarias e higiénicas superiores del país, junto con la práctica común de la circuncisión.

Sin embargo, los científicos actualmente están estudiando otras causas del cáncer de pene, en particular la participación del virus del papiloma humano (VPH), que ya tiene una fuerte conexión con el cáncer cervical. Se han encontrado anticuerpos contra el VPH-16, que es un tipo específico de virus del papiloma que también está relacionado con el cáncer cervical, en muchos pacientes con cáncer de pene.

¿Cómo se diagnostica el cáncer de pene?

Desafortunadamente, el cáncer de pene a menudo no se diagnostica precozmente porque es tan poco común en los Estados Unidos que los médicos generales e incluso los urólogos se encuentran con casos de cáncer de pene sólo dos o tres veces en toda su vida profesional. Además, los pacientes a menudo no desean llamar la atención sobre sus genitales, o les da vergüenza hacerlo, y pueden temer a los procedimientos quirúrgicos o a los tratamientos que se realizan en el pene.

Pero cuanto antes se haga el diagnóstico más efectivo será el tratamiento y mayores probabilidades de cura tendrá el paciente. Si el diagnóstico se demora y la enfermedad progresa, el tratamiento puede ser menos exitoso y puede causar más desfiguración. Entonces, es muy importante que ante cualquier erosión, úlcera, herida, irritación o cambio de la coloración en la piel del prepucio, o en la piel del eje del pene o en la superficie del glande, hable con su médico para poder hacer una evaluación a tiempo.

Es probable que la mayoría de estas lesiones estén relacionadas con infecciones bacterianas o fúngicas, o que incluso sean reacciones alérgicas, en cuyo caso todas responderán rápidamente a ungüentos y cremas antibacterianas o antimicóticas.

Pero los crecimientos de áreas que vuelven a presentarse o que no sanan deben considerarse malignos hasta que se pruebe lo contrario. Una evaluación adecuada incluye una biopsia, que es un procedimiento mediante el cual se quita una muestra de tejido para examinarlo bajo el microscopio.

Si se encuentra una enfermedad cancerosa o precancerosa, es muy importante hacer un tratamiento inmediato y sistemático, además de hacer un seguimiento periódico.

¿Cómo es el tratamiento del cáncer de pene?

La detección e identificación temprana del cáncer de pene son muy valiosas porque los tratamientos que pueden proporcionar resultados exitosos tienen un riesgo que es realmente bajo. Si el tumor aparece sobre la superficie de la piel, es posible que el urólogo pueda tratar el problema con una crema tópica que tiene efectos secundarios mínimos.

Si la lesión es más grande, pero sigue estando limitada a un área del tamaño aproximadamente igual al de un guisante, puede realizarse una pequeña resección local o un tipo de cirugía que continúe quitando capas de tejido anormal hasta llegar al tejido normal (cirugía de Moh).

Con estos procedimientos, esencialmente no hay pérdida de la forma ni de la función del pene. Sin embargo, es de suma importancia realizar un seguimiento cuidadoso para identificar la recurrencia temprana. Al quitar estas pequeñas lesiones, es muy poco probable que el cáncer se haya extendido a los ganglios linfáticos y, por lo tanto, normalmente no es necesaria la resección de los ganglios linfáticos.

En el caso de las lesiones más grandes, es necesario resecar cantidades mayores de tejido, y considerar también la resección de los ganglios linfáticos de la ingle para poder lograr una curación. En estas circunstancias puede ser necesario realizar un tratamiento combinado con cirugía, radiación y quimioterapia.

También es importante notar que la radiación con rayos externos es un tratamiento alternativo, específico para las lesiones pequeñas. Una vez más, es crítica la importancia de una detección temprana, ya que no sólo asegura un mejor resultado para el tratamiento recibido, sino que también proporciona mejores opciones de tratamiento.

¿Qué se puede esperar luego del tratamiento del cáncer de pene?

La vida después del tratamiento dependerá directamente del estadio en que se diagnosticó el cáncer. Cuando las lesiones se detectan de manera temprana, es casi seguro que se logrará una cura. Pero a medida que el tumor avanza, el éxito es menos probable. El tratamiento también se va tornando cada vez más debilitante.

Como se puede acceder fácilmente al pene – es fácil de ver y lo toca con frecuencia durante la micción – el paciente puede ser de gran ayuda para la detección temprana de la enfermedad ya que puede informar al médico de cualquier lesión que ve o siente. Si bien los pacientes que presentan un mayor riesgo son los que no están circuncidados, todos los hombres deben estar atentos a las lesiones en el pene, ya que siempre es necesario atenderlas con rapidez.

Preguntas Frecuentes

  • ¿Es contagioso el cáncer de pene? ¿Se lo puedo contagiar a otros?

Hasta hace poco, el consenso general era que el cáncer de pene era causado por una irritación química y no había que preocuparse por los contagios. Pero hay datos recientes que relacionan al VHP tanto con el cáncer de pene como con el cáncer cervical.

Parece haber una mayor incidencia de estos cánceres en las parejas de personas con estas enfermedades de transmisión sexual.

Por lo tanto, si bien el cáncer de pene no se transmite directamente, si usted o su pareja tienen VHP deben utilizar protección durante la actividad sexual, prestar atención a las lesiones que pudieran aparecer y, en el caso de las mujeres, hacerse exámenes cervicales con frecuencia.

No sólo es importante intentar eliminar o minimizar la infección, también es necesario hablar con un urólogo u otro especialista acerca de su relación con el cáncer de pene.

  • ¿Si me someto a una operación en el pene significa que ya no podré orinar de pie?

Si el cáncer se detecta a tiempo, los procedimientos quirúrgicos no deberían afectar su capacidad de orinar de pie. Si el cáncer está en una etapa más avanzada, los procedimientos quirúrgicos necesarios pueden hacer que deba orinar sentado.

  • ¿Los tratamientos interferirán con mi capacidad para mantener relaciones sexuales?

Si la detección es precoz y los procedimientos quirúrgicos son mínimos, no debería haber ninguna interferencia con la función sexual. Sin embargo, si los procedimientos son mayores sí puede haber interferencia.

  • ¿Es aconsejable circuncidar a todos los niños luego del nacimiento para evitar tumores de pene?

Esta cuestión crea mucho debate. Algunos expertos creen que la sensación sexual disminuye luego de la circuncisión, aunque la evidencia disponible indica que habría una menor incidencia de infecciones del tracto urinario y de cáncer de pene en hombres que han sido sometidos al procedimiento.

Los padres deben discutir los riesgos y beneficios de la circuncisión con el médico del niño.

  • Si un hombre no ha sido circuncidado poco tiempo después del nacimiento, ¿la circuncisión de adolescente o adulto joven lo protegerá del cáncer de pene?

Ahora hay evidencia acerca de que la circuncisión poco después del nacimiento es la protección más confiable contra el desarrollo posterior de enfermedades malignas.

El procedimiento realizado en adultos jóvenes no es ni remotamente igual de efectivo que si se realiza en lactantes. Los estudios de poblaciones sugieren, por ejemplo, que la incidencia del cáncer de pene es:

  • Extraordinariamente poco frecuente en hombres judíos, en cuya religión la circuncisión al nacer es un ritual aceptado.
  • Más común en la población musulmana, en donde el ritual establecido es la circuncisión en la pubertad. Pero no es tan frecuente como en los individuos que no se circuncidan.

FUENTE ORIGINAL:
bit.ly/1L4BOSi