(662) 213-1717 y (662) 213-2090 citas@pinedaurologia.com

Es un problema en el que una persona carece de control vesical debido a una afección cerebral, de la médula espinal o de los nervios.

Causas.

Varios músculos y nervios deben trabajar juntos para que la vejiga contenga la orina hasta que usted esté listo para vaciarla. Los mensajes nerviosos van y vienen entre el cerebro y los músculos que controlan el vaciado de la vejiga. Si estos nervios se dañan por enfermedad o lesión, es posible que los músculos no sean capaces de tensionarse o relajarse en el momento correcto.

Los trastornos del sistema nervioso central frecuentemente causan vejiga neurógena, y pueden abarcar:

  • Mal de Alzheimer
  • Anomalías congénitas de la médula espinal
  • Tumores del cerebro y la médula espinal Parálisis cerebral
  • Encefalitis
  • Problemas de aprendizaje, como trastorno de hiperactividad y déficit de atención (THDA)
  • Esclerosis múltiple
  • Mal de Parkinson
  • Lesión de la médula espinal
  • Accidente cerebrovascular

El daño o los trastornos de los nervios que inervan la vejiga también pueden causar esta afección. Esto puede incluir:

  • Daño neurológico (neuropatía)
  • Daño neurológico debido al consumo excesivo y prolongado de alcohol
  • Daño neurológico debido a diabetes prolongada
  • Deficiencia de vitamina B12
  • Daño neurológico a raíz de sífilis
  • Daño neurológico debido a cirugía de la pelvis
  • Daño neurológico por una hernia discal o una estenosis del conducto raquídeo

Síntomas.

Los síntomas dependen de la causa y a menudo incluyen síntomas de incontinencia urinaria.

Síntomas de vejiga hiperactiva:

  • Tener que orinar con demasiada frecuencia en cantidades pequeñas.
  • Problemas para vaciar toda la orina de la vejiga.
  • Pérdida del control del esfínter vesical.

Los síntomas de vejiga hipoactiva:

  • Vejiga llena y posiblemente escape de orina.
  • Incapacidad para decir cuándo la vejiga está llena.
  • Problemas para empezar a orinar o vaciar toda la orina de la vejiga.
  • Retención urinaria.

Tratamiento.

Los medicamentos pueden ayudar a manejar los síntomas. El médico puede recomendar:

  • Medicamentos que relajen la vejiga (oxibutinina, tolterodina o propantelina)
  • Medicamentos que lleven a que ciertos nervios sean más activos (betanecol)
  • Toxina botulínica (Botox)
  • Suplementos de ácido gamma-aminobutírico
  • Fármacos antiepilépticos

El médico puede remitirlo donde alguien que haya recibido entrenamiento para ayudarles a las personas a manejar los problemas vesicales. Las destrezas o técnicas que usted puede aprender abarcan:

  • Ejercicios para fortalecer los músculos del piso pélvico (ejercicios de Kegel)
  • Llevar un diario de cuándo orina, la cantidad que orina y si gotea orina. Esto puede ayudarle a aprender cuándo debe vaciar la vejiga y cuándo puede ser el mejor momento para estar cerca de un baño.

Aprenda a reconocer los síntomas de infecciones urinarias, tales como ardor al orinar, fiebre, lumbago en un lado y una necesidad más frecuente de orinar. Las tabletas de arándanos pueden ayudar a prevenir las infecciones urinarias.

Algunas personas posiblemente necesiten usar un sonda vesical, un tubo delgado que se introduce en la vejiga:

  • Se puede necesitar una sonda puesta en el lugar todo el tiempo (sonda permanente).
  • Se puede necesitar una sonda puesta en la vejiga de 4 a 6 veces por día para evitar que ésta se llene demasiado (sondaje intermitente).

Algunas veces, se necesita cirugía. Las cirugías para la vejiga neurógena abarcan:

  • Esfínter artificial
  • Dispositivo eléctrico implantado cerca de los nervios de la vejiga para estimular los músculos de dicho órgano
  • Cirugía de cabestrillo
  • Creación de una abertura (estoma) por la cual la orina fluye fuera de la vejiga hacia una bolsa especial (esto se denomina derivación urinaria).

FUENTE ORIGINAL:
1.usa.gov/1KC1WZV