(662) 213-1717 y (662) 213-2090 citas@pinedaurologia.com

Tecnología de Punta en el Tratamiento de los Cálculos de la Vía Urinaria.

Los cálculos de la vía urinaria son también conocidos como piedras, litos o litiasis en la vía urinaria, y son una de las enfermedades más frecuentes que encontramos en la práctica diaria de la Urología. Éstos litos se forman a partir de la cristalización de algunas compuestos químicos que se encuentran en la orina, ya sea por exceso en la secreción de los mismos, hiperconcentración asociada a disminución en el volumen de orina o falta de agentes que eviten su agrupación. Los agentes más relacionados en la formación de litos y los cuales podemos modificar en nuestra dieta son el calcio, el sodio, el oxalato y las purinas.

Existen un gran número de causas de la formación de litos, desde causas anatómicas, el estado de hidratación, la dieta, las infecciones de las vías urinarias, el sedentarismo, medicamentos, entre muchas otras. No es mi objetivo hablar de ellas, si no comentarles un poco más sobre las formas más comunes de presentación, los tratamientos que podemos emplear para erradicarlas y como prevenir que reaparezcan.

Para continuar debemos aclarar que los litos en la vía urinaria se pueden presentar en los riñones, en los tubos que conducen la orina de los riñones a la vejiga, y que son llamados uréteres, y en la vejiga. La litiasis no siempre es dolorosa, más bien se presenta dolor cuando un lito obstruye de manera importante o total uno de los conductos donde se conduce la orina y esta no puede continuar su camino, aumentado la presión de la orina en el sistema.

La litiasis urinaria se puede presentar con dolor intenso en la región media y posterior de la espalda (fosa renal), el cual pude irradiarse a la porción anterior del abdomen y de ahí al área genital, dependiendo de la localización de la litiasis. (El dolor lo comparan algunos pacientes al dolor del parto y en ocasiones puede ser más intenso). También se pueden presentar otros síntomas o signos acompañantes, como sangrado en la orina (hematuria), fiebre, náusea, vómitos o síntomas en relación a infección urinaria como ardor al orinar, (disuria), sensación de no vaciar completamente la vejiga, (tenesmo vesical), orina de mal olor, aumento en la frecuencia urinaria, etc.

El mejor estudio para diagnosticar una litiasis en la vía urinaria, en términos generales, es una Uro-tomografía simple (UROTAC), la cual nos dará toda la información necesaria sobre la litiasis, (número, tamaño, localización), para poder establecer el tratamiento óptimo para cada paciente.

Dentro de los tratamientos disponibles, existen varias opciones, las cuales dependen del número de litos, su tamaño y localización en la vía urinaria. Podemos intentar la expulsión de los cálculos con medicamentos, el uso de tecnología que por medio de golpes ultrasónicos fragmente un lito grande en porciones más pequeñas para que éstas salgan de la vía urinaria, o inclusive una cirugía, pero no la cirugía abierta, (la cual requería incisiones abdominales, en ocasiones amplias, varios días de estancia hospitalaria, dolor importante, etc.), la cual es cosa del pasado. Actualmente contamos con tecnología muy avanzada con la cual podemos acceder a toda la vía urinaria, desde la vejiga hasta la porción más lejana dentro del mismo riñón por medio de diminutas cámaras con las cuales localizamos la litiasis y a través de las mismas introducir fibras muy delgadas para destruir las piedras con láser de holmio (holmium láser), siendo éste método el más seguro, versátil y eficaz, logrando la mayor tasa de éxito con menor riesgo de complicaciones, todo esto de manera ambulatoria, (el paciente no requiere quedarse hospitalizado)

Una vez solucionada la litiasis urinaria lo ideal es enviar a analizar fragmentos de la misma para conocer su composición, así como realizar estudios sanguíneos y de orina para conocer las concentraciones de los elementos que causaron la litiasis, así como la concentración de sustancias que evitan que se formen litos y así poder hacer las recomendaciones individualizadas dentro de la dieta del paciente.

La mejor recomendación es evitar los excesos y llevar una dieta balanceada, así como consumir suficiente agua para poder producir al menos 2 litros de orina por día.

Para cualquier duda relacionada al tema lo invito que se acerque a su Urólogo de confianza.


Dr. Rafael E. Pineda Sotomayor.
Urólogo.

El Dr. Rafael Pineda es originario de Hermosillo, egresado de la Facultad de Medicina de la Universidad Autónoma de Nuevo León, realizó la Especialidad en Urología en el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), en la Unidad de Medicina de Alta Especialidad No. 25 en Monterrey, Nuevo León, con el aval académico de la Universidad de Monterrey (UDEM). Se encuentra certificado por el Consejo Nacional Mexicano de Urologia. Tiene entrenamiento en Laparoscopía y Mínima Invasión, Trasplante Renal y Urología Pediátrica.